Sociedad Suscriptores
Las negociaciones en torno al regreso a clases.

Errante en la sombra

Con el aval de un grupo de científicos, el gobierno anunció la vuelta (voluntaria) a clases. Mientras parte de las condiciones de regreso se deja librada a “las comunidades educativas”, los trabajadores del sector público reman contra la corriente para hacer coincidir los protocolos con la realidad. El sector privado, a su vez, intenta elaborar el suyo, luego de haber quedado afuera del acuerdo sanitario promovido por el CODICEN. La asistencia a las escuelas rurales, por su parte, sigue sin llegar a la mitad del padrón de asistencia.

Niña en una escuela rural del departamento de Florida, donde las clases sin obligación de asistencia comenzaron en abril / Foto: FocoUy, Gastón Britos

El 13 de marzo fue
viernes. Al lunes siguiente no volvió nadie. El sistema educativo, tal como lo
conocíamos, se congeló por esos días, producto de la emergencia sanitaria. Y
casi todo lo que en él era presencial migró a la nube de la virtualidad.
Durante más de un mes, las únicas noticias respecto a la educación estuvieron
vinculadas a cómo los centros deberían organizarse para seguir brindando los
servicios de alimentación, al tiempo que los docentes acomodaban el cuerpo –y
la didáctica– para enseñar a través de las redes (véase “Aprender a nadar en
medio del agua”, en esta cobertura).

“No son vacaciones, es una medida preventiva de
primer orden”, dijo entonces el secretario de presidencia, Álvaro Delgado,
sobre la idea inicial de suspender los cursos durante dos semanas. A tono con
...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

El gobierno plantea severos recortes para la Universidad de la República

La sutil apuesta al país del conocimiento