Edición 1430 Suscriptores

Kim Jung-un o el parto de los montes

El autócrata norcoreano ha subido las apuestas en estos días: retiró a sus 50 mil trabajadores del complejo industrial de Kaesong –única empresa conjunta de las dos Corea, en la que el sur pone la tecnología y el norte la mano de obra barata–, amenazó a Japón con destruirlo, instó a los extranjeros a abandonar Corea del Sur y, en suma, anunció que iniciará una guerra nuclear. Seúl subrayó que su país enfrenta un “peligro vital”, Japón instaló baterías antimisiles en Tokio, el Pentágono reforzó su presencia en las maniobras militares conjuntas Corea del Sur-Estados Unidos que se realizan en el Mar de China, pero se observa un fenómeno curioso. O no. La población norteña, a pesar de la retórica bélica imperante, no vive agobiada por el pánico, más bien predomina una actitud ambivalente: si ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
El presupuesto de la Udelar

Todo gasto es político

Mundo Suscriptores
Pujas por la postergación de la elección del presidente del BID

No tan rápido

Mundo Suscriptores
Racialidad, Policía y disidencia política en Cuba.

Negras intenciones

Sociedad Suscriptores
Amenaza de usar la fuerza pública al servicio de la patronal

Al borde del derrape