Sobre Extractos, escrita y dirigida por Leonardo Martínez: La cuerda floja del horizonte - Semanario Brecha
Sobre Extractos, escrita y dirigida por Leonardo Martínez

La cuerda floja del horizonte

Leonardo Martínez nació en Fray Bentos, en 1980, y es egresado de actuación de los talleres de Teatro Sin Fogón. En este trabajo, como en los anteriores, se interesa por personajes que tocan el margen y que perciben el afuera como algo amenazante.

DIFUSIÓN, MARÍA VICTORIA PARADA

Extractos es una pieza intimista que presenta dos personajes que son amigos –Ada (Renata Denevi) y el Genio (Luis Pato Pazos)– y que comparten los pormenores de una convivencia no exenta de dificultades, reflejo de una generación de jóvenes treintañeros que deben remarla para sobrevivir, también intentando perseguir los propios sueños e ideales para escapar de los mandatos del capitalismo. Es que las peripecias para la supervivencia son una constante en la obra de Martínez, que ha trabajado asiduamente tendiendo redes con los grupos de teatro aunados en la Liga de Artes Escénicas del Litoral: Sin Fogón, de Fray Bentos, Imaginateatro, de Paysandú, y Decartón, de Carmelo. En Montevideo pudo verse y seguirse su trabajo en las piezas del grupo El Almacén, dirigidas por André Hübener; es el caso de los recordados títulos Schmürz, el hombre que quedó ido (2014), Hyde, la niña que quería morir (2015), Claudia, la mujer que se casa (2017), La langosta (2019), Galgos (2020), Casi maestra (2022), La chancha (2022) y Guns (2022). En sus piezas los personajes, eternos outsiders, no pierden el humor a pesar de las dificultades y se ven inmersos, muchas veces, en situaciones distópicas. De todas maneras, en Extractos, Martínez vira hacia una escritura más intimista, con toques no tan fantásticos y más terrenales para delinear dos personajes que transitan la aventura de convivir enfrentando dificultades económicas mientras intentan desarrollarse personal y profesionalmente en la «cuerda floja del horizonte».

El dramaturgo construye un vínculo que se encuentra en un estado de fragilidad permanente y oscila entre la ternura y la amistad, sin caer en los facilismos de retratar el amor romántico entre un hombre y una mujer. Como líneas de dirección, Martínez apuesta por una fuerte expresividad de lo corporal para ir componiendo estas escenas, que actúan como los «extractos» de vida de estos personajes. El destacado diseño de iluminación, a cargo de Rodrigo Novoa, dibuja con exactitud los estados emocionales que comparten Ada (en una excelente interpretación de la actriz, quien compone la fragilidad de su personaje en su difícil vínculo con el alcohol) y el Genio (en un deslumbrante trabajo corporal y expresivo que logra una interpretación tan potente como sensible). Estos jóvenes, que se conocen casualmente, comienzan a compartir alquiler mientras se desempeñan en trabajos precarios e inestables. Mientras Ada trabaja en las noches como moza y de día como niñera, el Genio, que sueña con ser un gran bailarín, hace promociones y publicidades para emprendimientos locales. El cuadro del fracaso se va tiñendo de otras dificultades vitales, como pérdidas familiares, en las que los personajes comienzan a acompañarse desde el amor que surge de esta singular amistad. El vínculo es el centro, y, mientras la pluma respeta la individualidad de cada uno, realza los momentos del dueto mientras mira y se proyecta hacia un posible futuro más esperanzador que el presente. Varias escenas quedan en la memoria de los asistentes; esta pieza mínima parece buscar –y encontrar– el camino de comunicación necesario para transformarse en una obra de culto. Mientras Ada y el Genio miran las constelaciones buscando dar nombre a una estrella, se encuentran en el humor, estrategia que los mantiene vivos.

Es un hallazgo –como en otras piezas de Martínez– el trabajo con la ambientación sonora, que genera una identidad propia. En este caso, el director se vale del talento vocal y musical de los propios intérpretes, que cantan a capela el himno de Estados Unidos con el registro de Lady Gaga de fondo y versan la letra del tango «Uno», de Roberto Goyeneche, mientras tiran unos pasos (qué mejor intertexto que buscar llenos «de esperanzas el camino que los sueños prometieron a sus ansias»). A su vez, Martínez incorpora un personaje que representa el afuera: es el vecino pianista, Angelo Priore, que aporta interesantes momentos de humor además de originar el ambiente propicio de varias situaciones, especialmente en el desenlace de la obra. En un ritmo reflexivo, incorporando elementos escénicos que acompañan y dibujan los momentos y son manejados por los propios actores (una escalera, un balde, un farol, un ramo de flores rojas, un banco de plaza, varias macetas), vamos acompañando a estos dos seres entrañables en su peripecia vital de supervivencia mientras intentan construir un hogar. Un hogar que se va transformando con la presencia del otro.

Hay varias escenas que resultan memorables por la belleza en su construcción estética y por su potencial narrativo. Como el regreso del Genio de una posible oportunidad laboral en Nueva York, mientras recoge los pedazos de una foto suya que rompió Ada y los coloca, pedazo por pedazo, dentro de un vaso. Es que ambos personajes se reconstruyen en los espacios de compañía mutua. No hay ningún gesto en sus relatos, monólogos o diálogos que sobre para contar esta historia de empatía y fraternidad. Extractos refleja las dificultades de una generación aplastada por un sistema que no la contiene, pero que, aun así, no pierde las esperanzas de seguir persiguiendo sus sueños. Es en el hombro del otro donde se encuentran muchas respuestas; Denevi y Pazos logran una dupla con una conexión pocas veces vista. Así lo resumen los versos del Príncipe que acompañan otra de las escenas memorables de la puesta: «Cuando te vuelva a encontrar, ¿cómo habrá sido de bien?, ¿cómo habrá sido de mal?», o los de Violeta Parra en la musicalidad esperanzadora de «La jardinera»: «Las flores de mi jardín han de ser mis enfermeras».

La pieza tuvo funciones en el escenario del Teatro Victoria y en la Sala Hugo Balzo, y ahora hizo una presentación en la Sala Espacio Vacío. La intimidad del montaje se potenció en esta última sala, en la que los actores mantuvieron una gran cercanía con el público y se pudo apreciar el gran trabajo gestual y corporal que despliegan. Además, la pequeñez del escenario supuso un esfuerzo en el trabajo con los elementos escénicos para crear y delinear los espacios que transita el montaje, incluyendo el vínculo con el vecino pianista. Gracias al Programa Fortalecimiento de las Artes de la Intendencia de Montevideo, la pieza estará haciendo una gira en enero por los barrios con entrada gratuita. Son varias funciones que permitirán apreciar esta particular pieza, que ha sido una muestra de lo mejor de nuestro teatro en esta temporada 2023.1

La obra además cuenta con tres nominaciones a los nuevos premios creados por el Colectivo de Críticos Independientes (CCI), que serán entregados el viernes 15 de diciembre en la sala del Centro Cultural Goes. El CCI reúne a tres grupos de críticos teatrales que se desarrollan en prensa y ámbitos académicos: la Escuela de Espectadores, dirigida por las profesoras María Esther Burgueño y Gabriela Braselli; Bernardo Borkenztain, crítico de Revista Dossier y responsable de la columna «El ojo blindado» en el programa Espíritu libre de Radio Cultura, y los Violinistas del Titanic, un pódcast de teatro con idea, conducción y producción de esta cronista (semanario Brecha), Leonardo Flamia (semanario Voces y La Diaria) y Javier Alfonso (semanario Búsqueda). Extractos está nominada en las categorías de mejor espectáculo, dirección, texto de autor nacional y actor protagónico.

1. Extractos podrá verse en varias salas en la siguiente grilla de enero: jueves 11 y viernes 12 en la Sala Verdi, sábado 13 en el Centro Cultural Goes, domingo 14 en el Teatro Florencio Sánchez, jueves 18 en la Sala Lazaroff, viernes 19 en el Teatro La Experimental, sábado 20 en el Teatro Artesano, domingo 21 en el Teatro de la Candela.

Artículos relacionados

Teatro. En la Zavala Muniz: Barrabás. Historia de un perro

Grietas profundas

Cultura Suscriptores
Diez años del Festival Temporada Alta

Memoria y presente bajo la lupa

Teatro. En la explanada del Solís: reestreno de La milagrosa

Detrás del cristal

Con el dramaturgo y actor Cacho Palma

Memoria viva