Destacados Suscriptores

La odisea hacia el continente blanco

Llegar a la isla Rey Jorge sólo depende del estado del tiempo. Él es el que decide quién y cuándo se llega. Es la naturaleza que le demuestra al ser humano quién manda. Y eso es lo que día a día se vive en la Antártida.

Base Antártida / Fotos: Ángela Reyes

Eran las ocho de la mañana cuando algunos se despedían del calor de Montevideo para vivir por un año con temperaturas bajo cero. El grupo partió del aeropuerto de Carrasco el 1 de diciembre, en un viaje de cinco horas a bordo del avión Hércules de la Fuerza Aérea Uruguaya, hasta la ciudad chilena de Punta Arenas. Allí los pilotos descansan y observan las condiciones climáticas a la espera del “período ventana” que permite cruzar hasta la isla Rey Jorge en un viaje de dos horas. Este lapso se da una o dos veces por día, cuando calma el viento y la visibilidad es buena para volar sin dificultades. El viaje es riesgoso, no sólo por el clima, sino también porque a la hora del aterrizaje la pista de piedra puede estar mojada por la nieve.

Esta vez no hubo suerte y fue necesario esperar dos n...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente