Pasión por la persona - Brecha digital
Una maestra de periodistas

Pasión por la persona

Integrante de una destacada generación de periodistas que combinó pulso literario y maestría en el oficio, María Esther Gilio colocó siempre al otro en el centro de su profesión.

Con Dario Fo. FIORA BEMPORAD

Los ojos se detenían, como por un acto reflejo, en la doble página de María Esther Gilio cuando se repetía el rito de dar vuelta cada hoja de un ejemplar de Brecha de los lejanos noventa. Primero, constataban la firma y luego descubrían quién había sido su objetivo semanal, porque su rango era amplio y su curiosidad tan infinita como la del entrometido lector. Aunque en los últimos tiempos parecía concentrarse en el periodismo cultural, su radar era ilimitado y pasaban por su filtro deportistas, docentes, obreros, peones rurales, militantes y, por supuesto, psicoanalistas. Sin olvidar sus collages de entrevistados callejeros, a quienes capturaba para palpar una crisis o la trajinada política cotidiana desde la mirada de los comunes («la base invisible», diría Rodolfo Walsh en Operación ma...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

En el centenario de María Esther Gilio

El revés de la trama