Columnas de opinión Suscriptores

Respuesta a los dueños de máquinas tragamonedas

“Instaladas libremente son un peligro social por su llegada a los menores, y chocan con la tendencia histórica del país, donde el Estado asumió la explotación o contralor de los juegos para tratar de que, reconocidos como un vicio social imposible de erradicar, sus ganancias revirtieran también en realizaciones útiles para la sociedad”.

En el lejano 1963, siendo diputado, presenté un proyecto que prohibía la instalación libre de máquinas tragamonedas, que acababan de aparecer en Montevideo. Eludiendo las prohibiciones sobre los juegos de azar, se las presentaba falsamente como un mero entretenimiento. Me inspiré en la legislación del estado de Nueva York, y las razones alegadas son las mismas de hoy: se trata de un juego de azar encubierto; instaladas libremente son un peligro social por su llegada a los menores, y chocan con la tendencia histórica del país, donde el Estado asumió la explotación o contralor de los juegos para tratar de que, reconocidos como un vicio social imposible de erradicar, sus ganancias revirtieran también en realizaciones útiles para la sociedad.

UNA CAUSA HONROSA. Sobre este tema, cada tanto h...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Política Suscriptores
Final de campaña en Montevideo

La pelea es adentro

Política Suscriptores
Cuatro barriadas con los candidatos

Por las calles de Montevideo

Política Suscriptores
Avanza la investigación por espionaje militar en democracia

Resabios de aquellos tiempos

Sociedad Suscriptores
Cabildo Abierto busca coronarse en el noreste montevideano

Viento en el quepis