Edición 1390 Suscriptores

Sondeos

El 10 de octubre de 1981, en el mismo momento que el parlamento francés tomaba una de las decisiones más trascendentes de la época, Marcel Chevalier perdía su empleo. Chevalier era el último “Monsieur de Paris”, el “Señor de París”, el hombre que, encapuchado, accionaba la guillotina para ejecutar a los condenados. El último verdugo: ese 10 de octubre, el presidente socialista François Mitterrand promulgaba la abolición de la pena de muerte que el parlamento había terminado de votar el mes anterior. No era una medida que tuviera precisamente demasiado apoyo: en los días en que comenzaba el debate legislativo, un sondeo publicado por el diario Le Figaro –una de esas encuestas oportunas que suelen sacarse de la galera en el momento justo para mostrar que lo que siempre fue debe seguir sié...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Pujas por la postergación de la elección del presidente del BID

No tan rápido

Mundo Suscriptores
Racialidad, Policía y disidencia política en Cuba.

Negras intenciones

Sociedad Suscriptores
Amenaza de usar la fuerza pública al servicio de la patronal

Al borde del derrape

Sociedad Suscriptores
Nace una coordinación permanente de ollas populares

Aguantar la olla