Suenan músicas y disidencias

Con Lucía Fernández.

Primer encuentro de mujeres y disidencias de la música uruguaya/Foto: Difusión Más Músicas

Doscientos perfiles de mujeres y disidencias que participan en la música uruguaya cosechó, en menos de un año de actividad, la página web del colectivo Más Músicas Uruguay. La música y gestora cultural Lucía Fernández, que lo integra, repasa logros y desafíos.

—Surgieron, dice la página web, para dar mayor visibilidad y espacios de participación a las mujeres y las disidencias de la música uruguaya, aunque esa participación luce consolidada hace décadas.

—Provocadora, tu afirmación. Y, a nuestro pesar, equivocada. Precisamente porque es errónea, con algunas compañeras con las que veníamos pensando y militando en este tema, en 2018 decidimos juntarnos y denominarnos Más Músicas, y en junio de 2019 creamos la página web. Hoy Más Músicas es un colectivo integrado por 12 mujeres que trabajan en distintas áreas de la música uruguaya y cultivan géneros que van desde el punk rock hasta el candombe. Luego de haber investigado y hablado con actores relevantes de la escena musical, podemos decirte, con total certeza, que la participación de las mujeres y las disidencias está muy lejos de una consolidación. Lo demuestran dos ejemplos recientes. El primero es una encuesta que publicó el diario El País en abril de este año, en la que se pidió a 120 personas con trayectoria en el mundo de la música que eligieran los 50 mejores discos de la música uruguaya. En la lista definitiva no figuró ninguno de una autora ni de una persona con identidad de género disidente. El segundo es la investigación que nosotras mismas hicimos de grillas de festivales de música del verano 2020, como Uruguay a Toda Costa, Medio y Medio, Serenadas, Jazz a la Calle, Soy Música Fest, el Festival Internacional de Jazz de Punta del Este, el Festival del Lago y la Expo Bella Unión. Nos dio que sólo en un 20 por ciento de los grupos convocados participaba alguna mujer o disidencia y apenas un 8 por ciento eran bandas integradas en su totalidad por mujeres o lideradas por ellas.

Lo que estuvo bueno fue que después de publicar estos datos en nuestras redes el festival mercedario Jazz a la Calle nos invitó a un conversatorio sobre estos temas que integró a otras compañeras. La Semana de la Cerveza 2019, en Paysandú, no había convocado a ninguna música y, a raíz de cartas que recibieron de distintos colectivos de mujeres que cuestionaban esa discriminación, terminó convocando a dos compañeras. Pudimos visibilizar que el festival Minas y Abril tampoco había contratado a ninguna música. Este panorama no es exclusivo de Uruguay. El colectivo Ruidosa analizó 66 festivales de música latinoamericanos entre 2016 y 2018, y obtuvo cifras similares a las nuestras. Por estas y otras razones estamos luchando, junto con compañeras de la región, para que se apruebe una ley de cupo de participación de mujeres y disidencias en los festivales de música que financia el Estado. En Argentina ya salió.

—Las músicas disponen de algunas herramientas, entre las que figuran espacios físicos como salas de espectáculos públicas y privadas, boliches, centros culturales y eventos sociales. En ese abanico de cajas de resonancia estaba pensando cuando aludí a la participación consolidada. La Sala Zitarrosa, por ejemplo, el año pasado organizó su séptimo ciclo Ellaz, consagrado a la creación y la producción musical femenina.

—La Sala Zitarrosa ha sido una aliada muy importante de nuestros esfuerzos, porque el propio Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo lo ha sido, a través de la preocupación y la atención que prestaba a los temas de género su exdirectora Mariana Percovich. En la Sala Zitarrosa nos hemos reunido, y fue la sede, el año pasado, del Primer Festival por la Equidad de Género en la Música, organizado por Más Músicas, precedido por el Primer Encuentro de Mujeres y Disidencias de la Música Uruguaya, que organizamos en la Escuela Universitaria de Música. De esa instancia surgió un material riquísimo, que estuvimos sistematizando y publicaremos en breve.

—¿Qué objetivos logró Más Músicas desde que comenzó a funcionar?

—Crear una página web que ofrece a productores musicales, comunicadores y compañeras de otros colectivos feministas un directorio de perfiles de músicas y disidencias de la música uruguaya. Provisto de filtros que permiten buscar por departamento, género musical e instrumento; o ver si se trata de grupos, dúos, solistas; o si es cantautora, productora o técnica en sonido, etcétera. Organizamos el encuentro que te comenté. Para financiarlo y financiar nuestra página web nos presentamos al fondo Fortalecidas, que resultó una experiencia valiosísima, por los talleres y el apoyo que nos brindó, y porque conocimos realidades de mujeres y disidencias en otros ámbitos culturales y sociales. Con estos recursos costeamos, también, el Festival por la Equidad de Género en la Zitarrosa, en el que participaron, además de músicas de una amplia gama de géneros, compañeras que cumplen otros roles, como elaborar los acompañamientos visuales. La socióloga Sol Scavino y la historiadora y música Viviana Ruiz están trabajando con nosotras en la sistematización del material que produjo el encuentro. Y, como te decía, publicaremos pronto. Hemos participado en encuentros de reflexión y debate sobre estos temas en algunas ciudades del Interior, como Libertad y Paysandú. Y algo que estamos celebrando es que alcanzamos los 200 perfiles en nuestra página web, a menos de un año de inaugurada.

—Imagino que las desigualdades que enfrentan las músicas aumentan exponencialmente en el caso de las disidencias. ¿Qué manifiestan, al respecto, las que subieron perfiles a la página?

—En las respuestas a la pregunta sobre las problemáticas que enfrentan en su trabajo musical, que incluimos en el formulario de inscripción del Primer Encuentro de Mujeres y Disidencias de la Música Uruguaya, señalan discriminación, burla, racismo y exclusión.

Artículos relacionados