Amanda Berenguer (1921-2010)

Suficiente maravilla

La de Amanda Berenguer es una de esas voces poéticas que conmueven como únicas. Creadora inclasificable, integra el parnaso de la poesía uruguaya y brilla en el concierto de la lengua castellana. Los homenajes del centenario impulsan la lectura de una obra que en su país perdura casi como un secreto compartido entre poetas e iniciados.

Biblioteca Nacional, colección Díaz Berenguer

«Soy Amanda –montevideana–/ hija de Amanda la de ojos de vaca/ diosa contemporánea/ corazón de mirlos con relámpagos […]; y de Rimmel padre/ gallo de riña/ violento cancerbero/ o tierno migajón bajo las plumas […]; soy Amanda mujer de José Pedro/ seguro como un cedro encrestado/ poderoso/ como la montaña/ necesario y distante como el río/ que nos da de beber […], soy Amanda madre de Álvaro/ ansioso/ velero «ardiente»/ fruto de la unión de ese árbol encendido/ con mi escuadra de navíos derivantes […], soy Amanda/ y voy hacia Amanda sin destino/ apátrida/ perseguida por un tábano dorado/ en medio de la púrpura/ de un empecinado y continuo/ asesinato de Amanda.»

¿Cómo puedo, sin apartarme de esos versos que refieren a un mito de origen, recordar a Amanda Berenguer? Evoco la ceremonia del ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados