Todo comienza en la red - Semanario Brecha
Edición 1881 Suscriptores
Enrareciendo el debate

Todo comienza en la red

Feminismos, colectivos LGBTIQ+, agenda de derechos, dirigentes sindicales, gobernantes de izquierda de todo el mundo son blanco sistemático de ataques desde las redes sociales digitales. Fake news o ataques dirigidos que aspiran a meterse en la agenda de los grandes medios de difusión tradicionales.

Mabel Mallo interpela al presidente en la Torre de ANTEL Telemundo

Veinte años atrás se debía invertir mucho dinero en medios de comunicación para difundir una noticia falsa o hacer un ataque, que siempre quedaría acotado a la audiencia del medio, su tiraje y alcance territorial. Hoy en día un tuit puede tener más alcance («tiraje») que cualquiera de los medios tradicionales y no se borra, queda de por vida en la red y a la mano de una simple búsqueda. Parece lógico hacer campañas en redes de forma organizada: garantizan un mayor alcance y, si se las hace de manera artesanal, con muy baja inversión.

Es bastante complejo poder determinar cuándo comienzan los ataques al movimiento sindical en nuestro país. Lo mismo sucede con los ataques a la izquierda y sus dirigentes. Lo cierto es que se trata de una modalidad que no tiene más de cinco o seis años. Va...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cuatro fiscales y el Parlamento investigan los pasos del empresario Gonzalo Aguiar

Sin aurora boreal

La política exterior del gobierno de Lacalle Pou

Consecuente inconsecuencia

Edición 2001 Suscriptores
LA ANP apelará el fallo que la obliga a entregar información sobre Terminal Cuenca del Plata

Bajo siete llaves

Los costos proyectados para las obras de ampliación de la terminal de contenedores del puerto

Muchas dudas y los números no cierran