Tuya, Héctor - Semanario Brecha
Edición 1648 Suscriptores

Tuya, Héctor

El gobierno apresuró los pasos y diez días antes del plazo constitucional entregó el proyecto de rendición de cuentas al Parlamento. Con ello desplazó el centro de las demandas hacia el Legislativo, y provocó el malestar de muchos legisladores frenteamplistas, que no tuvieron oportunidad de incidir en su redacción.

Rendición de cuentas. Foto: Presidencia.

Tras una presentación en Power Point hecha el 14 de junio ante la bancada oficialista, sin detallar el articulado, la rendición ingresó al Legislativo el 20 de junio, aunque la presentación formal (y por tanto la vigencia de los plazos constitucionales) comenzó a partir del 22 de junio, fecha en que el texto ingresó a la Comisión de Hacienda y Presupuesto de Diputados.

La premura del Ejecutivo provocó diversos malestares, no sólo del movimiento sindical (algo que quedó expresado en el paro parcial del pasado miércoles) sino también entre un número importante de legisladores frenteamplistas, que no tuvieron oportunidad de discutir el articulado con el gobierno. El Parlamento sólo tiene la potestad de redistribuir recursos entre los distintos incisos, pero no de modificar el monto del esp...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia