Política Suscriptores
La extraña venta de la subsidiaria de ANCAP en Argentina

Un jeque en el camino de Carboclor

La venta Carboclor SA, subsidiaria de ANCAP en Argentina, tiene todos los ribetes de una operación por lo menos extraña: negociaciones y órdenes directas y urgentes provenientes de las alturas del gobierno; un único oferente, proveniente de Emiratos Árabes Unidos, que aún no presentó el sustento financiero de la operación y cuyo gerente general aparece en 14 causas judiciales en Argentina; una oferta de compra muy superior al valor de mercado de los activos de la empresa en venta, y el rechazo del Frente Amplio y Cabildo Abierto, cuyos representantes en ANCAP tienen serias dudas sobre las garantías que ofrece la empresa árabe.

Omar Paganini antes de la reunión del Consejo de Ministros en la Torre Ejecutiva, 16 de diciembre. Mauricio Zina

La reunión se celebró el 19 de agosto por videoconferencia, a través de la plataforma Zoom. La tecnología permitió acortar los miles de quilómetros que separaban a los partícipes centrales del encuentro: el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, y Shaikh Jamal Salem Mohammed Nasser Al Qasimi, jeque de Ajman e integrante de una de las familias reales de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

El objetivo era analizar la oferta de Pure Life General Trading LLC para adquirir los activos de Carboclor SA, empresa del grupo ANCAP con sede en Argentina. El resultado fue del agrado del gobierno. El mismo día, luego de la reunión, Paganini envió una carta al directorio de ANCAP en la que expresó el interés del Poder Ejecutivo en la oferta presentada y solicitó que se librara una carta d...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Política Suscriptores
Los sinsabores del fallo por el caso ANCAP.

La ñata contra el vidrio