Tabaré Vázquez en la historia de la izquierda uruguaya

Cayó la flor al río

Era una catástrofe para la izquierda uruguaya. Se había perdido el plebiscito para derogar la ley de caducidad. Se había roto el Frente Amplio. Se habían muerto Sendic y Arismendi. La cultura se había transformado en un terreno extraño. El socialismo se derrumbaba. Y, de repente, una victoria inesperada: Tabaré Vázquez fue electo intendente de Montevideo y el FA venció, en 1989, por primera vez en una elección.

Marcelo Isarrualde

Tabaré sabía de victorias insólitas. Bajo su presidencia (palabra que le quedaba tan bien), Progreso, el cuadro de La Teja, había salido campeón uruguayo. De tanto contarla, la historia ya es una leyenda. Hijo de una familia obrera. Nacido en un barrio popular. Producto de la educación pública. Organizador social. Socialista. Self-made man. Uruguayo, uruguayísimo. Conocedor y representante de la autoimagen de aquel Uruguay.

Vázquez emergió del corazón del mundo popular uruguayo. Del oeste de Montevideo, que es, desde la era de los frigoríficos y hasta hoy, el gran bastión de la izquierda. Se movió siempre como pez en el agua en los ambientes pesados del mundo popular, como el fútbol y el carnaval. Se lo acusó, por supuesto, de populista. Y aunque haya terminado siendo la viva encarnaci...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Política Suscriptores
En la despedida de Tabaré Vázquez

Hasta siempre

Política Suscriptores
Tabaré Vázquez y La Teja

La querencia

Política Suscriptores
La construcción del liderazgo

De outsider a estadista