Con la marca en el orillo – Brecha digital
Edición 1509 Suscriptores

Con la marca en el orillo

En un tiempo escaso Luis Lacalle Pou se instaló como candidato, jaqueó la campaña frenteamplista y colorada, y planteó un escenario más competitivo que en 2009. En el debe: las inconsistencias y la escasa densidad programática. La novedad: haber captado un voto primerizo que le era renuente al Partido Nacional.

Partido Nacional. Foto: Federico Gutiérrez

Un triunfo sorpresivo en las internas lo puso en boca de todos. Subido a una campaña de marketing exitosa, Luis Lacalle Pou fue a mitad del año el candidato de moda: era el más joven de todos; la creación más inteligente de la derecha uruguaya luego de Pedro Bordaberry. Por esos días caminaba el sendero que el candidato colorado dejó pavimentado: perfil gestor, desideologizado, hábil en las redes sociales, y con un lenguaje más cercano a la comunicación corporativa que a la política. Logró instalar “la positiva” como quien impone una marca. Hábilmente dejó en segundo plano a la vieja guardia herrerista, mientras se esforzó por liberarse de la antigua motosierra y la neoliberal década del 90.

El Frente Amplio, con un discurso sinuoso y lento para movilizarse, lo criticó en un principio p...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?