El corazón nos dice que es posible derribar a este gobierno – Brecha digital
Edición 1852 Suscriptores
Colombia

El corazón nos dice que es posible derribar a este gobierno

«Hay que mirar hacia atrás para comprender lo que está sucediendo ahora», señala Alfonso Insuasty. Docente investigador de la Universidad de San Buenaventura Medellín y miembro del Grupo Autónomo Kavilando, explica a Brecha los antecedentes que desembocaron en un paro de más de 20 días que abarca unas 600 ciudades de Colombia.

El país venía sufriendo una serie de medidas políticas de un gobierno corrupto que muestra todo el desprecio de las oligarquías locales hacia el pueblo. Crecía una rabia que no salía por ninguna parte, que fue transitando hacia una desesperanza que se tradujo inicialmente en recriminaciones mutuas entre las organizaciones sociales.»

Esa situación experimentó un viraje en 2017, cuando se produjeron dos paros en el Chocó y en Buenaventura, en la región del Pacífico. «Son dos puertos importantes controlados por las elites económicas y políticas, pero, además, son sitios controlados por la alianza entre paramilitares y militares, con actuaciones graves que llevaron a denuncias internacionales sobre la existencia de casas de pique, donde se descuartiza a los jóvenes o líderes sociales como ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1931 Suscriptores
Alternativas a la deforestación en la Amazonía colombiana

Para detener la motosierra

Petro: la paz es posible si cambiamos la política de drogas

La peor droga es la prohibición

El comienzo del nuevo gobierno colombiano

Difícil reto

Crónica de una mina artesanal en el Valle del Cauca

El trabajo es oro

Edición 1910 Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites