El poder de la palabra - Semanario Brecha
Edición 1649 Suscriptores

El poder de la palabra

Durante la dictadura se otorgaron “a dedo” decenas de emisoras de radio y algunas de televisión, incluso en febrero de 1985, a pocos días de asumir el primer gobierno democrático. Varias de las autorizaciones beneficiaron a empresarios y personas que apoyaron al régimen cívico-militar o que ocuparon cargos de gobierno durante ese período.

Acto del Pit-Cnt en conmemoración de los 44 años de la huelga general / Foto: Fernando Pena

Los consejeros de Estado Carlos A Gelpi (Salto) y Luis O Dini (Tacuarembó), el intendente Basilio Borgato (Artigas), así como autoridades de diversos organismos públicos se cuentan entre los beneficiados por el otorgamiento discrecional de frecuencias de radio y televisión del gobierno dictatorial. La larga lista incluye también algunos destacados periodistas de medios comerciales y empresarios de medios simpatizantes del régimen.Los permisos fueron otorgados mediante resoluciones del Poder Ejecutivo, principalmente con la firma del presidente y el ministro de Defensa,1 y con “carácter precario y revocable”, lo que los condicionaba a no tener “derecho a reclamo o indemnización de clase alguna” en caso de una revocación de parte de los militares. Pese a la incertidumbre jurídica, pocas vece...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Nueva novela de Diego Recoba

Un patafísico en Nuevo París

Cultura Suscriptores
26.º Festival de Cine de Punta del Este

Latinoamérica palpitante

Edición 1997 Suscriptores
Uno de los principales desafíos de Bernardo Arévalo en Guatemala

La justicia secuestrada

Edición 1997 Suscriptores
Bolsonaro y su demostración de fuerza

Se sacó la foto