Pese a denuncia, empresa árabe insiste en comprar subsidiaria de ANCAP en Argentina

Por la revancha

La frustrada venta de las acciones de la subsidiaria de ANCAP en Argentina, Carboclor SA, tuvo nuevas derivaciones. A pesar de que la petrolera estatal presentó una denuncia en la Fiscalía General de la Nación debido a la posibilidad de que los oferentes hayan incurrido en un delito y remitió el expediente a la secretaría antilavado, la empresa árabe Pure Life ratificó esta semana, por carta, su interés de adquirir las acciones de la empresa.

carboclor.com.ar

En una carta en inglés dirigida al ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, y al presidente de ANCAP, Alejandro Stipanicic, la empresa árabe Pure Life General Trading LLC ratificó su interés de adquirir las acciones de Carboclor SA, empresa subsidiaria de ANCAP en Argentina. La misiva, fechada el 18 de marzo en Emiratos Árabes Unidos, a la que accedió Brecha, afirma que la empresa cuenta con los fondos suficientes para garantizar la millonaria inversión de compra de acciones.

Sobre fines de enero, luego de meses de ardua negociación, ANCAP rechazó la oferta de Pure Life, que tenía como garantía a Shaikh Jamal Salem Mohammed Nasser Al Qasimi, jeque de Ajman e integrante de la familia real de Emiratos Árabes Unidos, al no haber podido confirmar el origen de los fondos de la transacción (véase «Jeque mate», Brecha, 29-I-21). Esto derivó en que ANCAP y Ancsol SA –principal accionista de Carboclor SA– presentaran una denuncia en la Fiscalía General de la Nación debido a la eventualidad de que la empresa haya incurrido en un delito. Sin embargo, la empresa dice seguir interesada en el negocio. Según la carta, Pure Life se enteró, por medio de un tercero, de que ANCAP inició un proceso de denuncia e investigación de la documentación aportada por Al Qasimi y reconoció que surgieron inconsistencias –más allá del control de los oferentes– con respecto a la información financiera brindada, «que serán corregidas próximamente».

Por esta vía, se aseguró que Pure Life está en proceso de integrar fondos en su cuenta bancaria en el Abu Dhabi Islamic Bank, que tienen origen legal y pueden ser utilizados, junto con otras inversiones, para garantizar la operación. «Ratificamos nuestra intención de adquirir Carboclor SA y hacer otras inversiones en Uruguay y en la región», dice la carta. Así, los representantes de Pure Life anuncian un futuro viaje a Argentina, previsto para los primeros días de abril, al cual podrían unirse gobernantes, altos funcionarios y empresarios de Emiratos Árabes Unidos, para analizar y apoyar potenciales inversiones en Argentina, Paraguay y Bolivia. Esperan también poder incluir a Uruguay en la agenda. Según la empresa, esto permitiría reencauzar la negociación para la compra de Carboclor SA, pero esta vez en forma personal: «Las restricciones provocadas por la pandemia de covid-19 nos llevaron a trabajar por vía remota, pero consideramos que este nivel de negociación debe realizarse en persona para ser exitoso», dice la carta, firmada por Nizal Kazaz, presidente de Pure Life.

La misiva fue recibida con sorpresa en ANCAP, ya que se consideraba que este negocio estaba descartado, dijeron fuentes del ente a Brecha. Especialmente teniendo en cuenta la denuncia presentada en la fiscalía, por las inconsistencias en la documentación aportada como garantía por los representantes de Pure Life; en particular, la referencia a una cuenta en el Bank of Shanghai.

VAIVENES

La negociación entre el gobierno y Pure Life comenzó en marzo de 2020, luego de un contacto de representantes de la empresa con Paganini, y derivó en la presentación de una oferta por 45 millones de dólares para adquirir la compañía. Sin embargo, el monto de la oferta –que supera el valor de mercado de los activos de Carboclor SA– y la escasa trayectoria de Pure Life, creada en 2017, suscitaron dudas en el ente petrolero. Las prevenciones fueron tomando forma a medida que avanzaba la negociación y en virtud de los vaivenes de Pure Life para presentar el sustento financiero de la operación. En su oferta inicial, la empresa puso como garantía una cuenta en un banco de Nueva York. Después aseguró que había gestionado un préstamo en el Ajman Bank PJSC –que fue rechazado–. Y más tarde, que la garantía era de Abu Dhabi National Oil Company, una de las mayores compañías del mundo, con sede en Emiratos Árabes Unidos. Finalmente, dijo que la garantía sería Al Qasimi (véase «Un jeque en el camino de Carboclor», Brecha, 23-XII-20).

Este proceso incluyó una reunión virtual –a través de la plataforma Zoom– en la que participaron Al Qasimi, Kazaz, Paganini, Stipanicic y Juan Seré, asesor de Presidencia de la República y hombre de estrecha confianza del presidente de la república, Luis Lacalle Pou. Luego de esa reunión, Paganini envió una carta al directorio de ANCAP en la que expresó el interés del Poder Ejecutivo en la oferta presentada y solicitó que se librara una carta de aceptación condicionada en favor de Pure Life para concretar la transacción. Este procedimiento motivó las críticas de los directores Walter Sosa (Frente Amplio) y Enrique Pees Boz (Cabildo Abierto), quienes alegaron que una venta directa, a tapas cerradas, incumplía los criterios de transparencia de la gestión pública. Frente a esto, el ente petrolero hizo un llamado a precios para conocer nuevas propuestas para la venta de estos activos. El proceso quedó trunco: nadie ofertó, por lo que ANCAP reencauzó la negociación con Pure Life, pero la empresa postergó la presentación de las garantías.

Finalmente, en diciembre de 2020, un correo electrónico firmado por Sergio Naumow, apoderado de Pure Life Argentina, informaba sobre el envío de la prueba de fondos a la Gerencia de Gobernanza de ANCAP y al oficial de cumplimiento del Banco República (BROU). La garantía presentada era una cuenta en el Bank of Shanghai, propiedad de la empresa Shanghai Shimao Co. Limited. Se decía que allí había 53 millones de dólares, prontos para concretar el negocio. Sin embargo, la investigación del BROU no detectó vínculos comerciales o legales entre esta empresa y Al Qasimi. Ante esto, Stipanicic rechazó el negocio y remitió las actuaciones a la Gerencia de Servicios Jurídicos de ANCAP, «a los efectos de que recomiende la necesidad de tomar acciones posteriores». Ese informe jurídico señaló supuestas irregularidades en la actuación de la empresa; entre ellas, la presentación de documentación presuntamente falsa referida a la garantía en el Bank of Shanghai. En particular, se determinó que el número de cuenta bancaria no existe.

Netuy marzo21

Frente a esta situación, el directorio de ANCAP resolvió presentar una denuncia en la fiscalía y remitir el expediente a la Secretaría Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo, para que analice los antecedentes del caso. Para esto, el ente decidió levantar la confidencialidad que pesaba sobre el expediente 230653/241, en el cual se tramitó toda la negociación con la empresa árabe. La confidencialidad, no obstante, sigue presente para los terceros que quieran acceder a los antecedentes de la negociación. La denuncia, presentada por los servicios jurídicos de ANCAP y por el estudio Brum & Costa, en nombre de Ancsol, relata los hechos y menciona a quienes participaron de la negociación por Pure Life; entre ellos, Kazaz, Naumow y Raúl Costa, secretario general del Instituto Uruguayo de Meteorología, designado por el actual gobierno (Búsqueda, 18-III-21). La indagatoria quedó a cargo del fiscal de delitos económicos y complejos, Enrique Rodríguez, quien tomará medidas para avanzar en la instrucción de la causa. Según fuentes de ANCAP, la investigación apunta a un eventual delito de estafa o de maniobras conducentes al lavado de activos. Habrá que ver si el renovado interés de Pure Life en el negocio podría implicar un cambio en el proceso. 

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
La propuesta de reforma para los combustibles

¿A qué precio?

Política Suscriptores
El futuro del pórtland en Paysandú

Consideraciones para una decisión

Política Suscriptores
La venta de Carboclor SA

En la nebulosa

La extraña venta de la subsidiaria de ANCAP en Argentina

Un jeque en el camino de Carboclor