Sociedad Suscriptores

Santuario

Cristianos en Casavalle.

Plaza en Casavalle / Foto: Héctor Piastri

Expulsados al desierto por la ciudad laica, los vecinos de Casavalle han construido una comunidad cuya historia parece imposible de narrar sin asomarse a una religiosidad siempre cambiante y plural.

Ni agua corriente había en 1972 cuando Elena
Castellanos –que entonces tenía 2 años– llegó con su familia desde el sur de la
ciudad a las viviendas de emergencia del Plácido Ellauri, al norte de Aparicio
Saravia y al oeste de San Martín.

“Nosotros
vivíamos en una casa, pero la luz, el agua y la televisión no habían llegado”, recordaba el martes, mateando en su
casa, que ahora está del otro lado de la avenida Saravia. “Cuando vino la
tele, fuimos de los primeros del barrio en tener una y los vecinos se
amontonaban en el patio de casa para mirarla. Pero el agua había que ir a
buscarla a la...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
La intervención en Unidad Misiones.

Nada es para siempre

Barrio Casavalle: antes y después del megaoperativo policial y judicial.

El miedo, las bandas y los daños colaterales