Somos mucho más que dos

Con Roberto López Belloso.

Retrato de Mario Benedetti de @Gallindoart frente al Palacio Legislativo de Montevideo/Foto: Magdalena Gutierrez

La Fundación Mario Benedetti, asociada a otras dos organizaciones, creó un fondo para asistir a las escritoras y los escritores privados de ingresos por el aislamiento forzoso. Y le agregó cuatro apoyos a la cultura uruguaya, anota el poeta Roberto López Belloso, coordinador de la institución.1

—¿El fondo 100 Años de Mario Benedetti surgió a demanda de los escritores o por iniciativa de la Fundación?

—Como Fundación creada por un escritor e integrada por escritores y escritoras latimos en el pulso de los colegas, y antes de que esta crisis nos empujara al aislamiento veníamos sosteniendo conversaciones periódicas con todos y todas sobre la invisibilización que padece la figura del escritor y cuán postergado está su acceso a los derechos sociales inherentes a su oficio. En este marco la decisión de impulsar este fondo fue, para nosotros, una respuesta natural a la grave situación que enfrentan.

—El fondo está dirigido a escritores que sufrieron una disminución en los ingresos que les reporta su actividad, ¿qué escritores uruguayos tienen a la escritura como principal actividad laboral?

—Cuando elaboramos las bases de este fondo, disponibles en la página www. fundacionmariobenedetti.org, vimos que el alejamiento físico forzoso afecta seriamente a los colegas que tienen como componente importante de sus ingresos la coordinación de talleres literarios y la participación en charlas o mesas redondas remuneradas, sobre todo cuando las organizan instituciones públicas. Obviamente, y para nuestro pesar, son escasísimos los escritores y escritoras que tienen al ejercicio de la literatura como principal actividad laboral; con este fondo apuntamos a compensar a quienes reciben de ese ejercicio un porcentaje de sus ingresos. Algo a destacar es que tanto la Fundación como las dos organizaciones que nos acompañan en este emprendimiento –cooperativa artística Cooparte y La Casa de los Escritores del Uruguay– aportamos recursos al fondo 100 Años de Mario Benedetti, y Cooparte colabora, además, con la plataforma web que alojará los videos que elaborarán los beneficiarios de esta convocatoria.

—Buen momento para que describas brevemente su contenido.

—El fondo 100 Años de Mario Benedetti invita a escritores y escritoras a que se postulen a 36 ayudas de 5 mil pesos cada una. La selección de postulantes estará a cargo de un comité independiente propuesto por La Casa de los Escritores del Uruguay, y quienes resulten seleccionados dispondrán de diez días para realizar un video de 10 minutos de duración, en el que deberán analizar el proceso creativo literario propio o de terceros. Nos pareció interesante ofrecer a la gente la posibilidad de acceder a las complejidades estructurantes de las obras literarias que disfruta. Y apuntamos a que escritores y escritoras trabajen en pares, para que el formato de la comunicación sea un diálogo y no un monólogo.

—Le pregunto al poeta, además de al coordinador de la Fundación, ¿por qué poner a un escritor o escritora de poesía en el atolladero de explicar cómo produce un arte inexplicable?

—Por ser conscientes de ese tipo de dificultades es que les pediremos que trabajen en duplas y damos la opción de referirse a procesos creativos ajenos. Un escritor puede hablar, por ejemplo, de la forma en que determinada poesía aborda el tema de la soledad. Cada seleccionado tiene absoluta libertad para elegir el punto de vista con el que trabajará.

—Hay una percepción bastante generalizada, en instituciones que nuclean a artistas de todos los géneros, de que al público le interesa conocer cada puntada del hilo con el que fue confeccionada una obra. ¿No sería mejor dejar que el público la vivencie en paz?

—No se trata de sustituir el disfrute de una obra literaria por su análisis, sino de complementarlo con una aproximación calificada que enriquece y diversifica el campo de apropiación del lector o lectora. Es un beneficio que alcanza a los propios escritores y del cual fue ejemplo un destacado crítico literario llamado Mario Benedetti.

—La crítica literaria es una de las áreas que la Fundación incluyó en los apoyos que destinará a la cultura uruguaya.

—Sí, es una parte robusta de la obra de Benedetti, a la que queremos devolver su visibilidad perdida. El primero de los cuatro apoyos que definimos es la convocatoria a un concurso de crítica literaria periodística en cuatro categorías, para recordar esa faceta de nuestro fundador y brindar un estímulo económico a actuales colegas del Benedetti crítico literario. El segundo apoyo es un concurso de ensayo sobre derechos humanos, y aquí importa recordar que cuando Benedetti crea por testamento la fundación que lleva su nombre, establece como ejes de su accionar a la literatura y a la promoción de los derechos humanos, especialmente en lo relativo a la búsqueda de detenidos desaparecidos por la dictadura cívico-militar. El tercer apoyo es para el periodismo de calidad y tiene dos ingredientes: la exhortación a la población a suscribirse a ediciones digitales de medios de su preferencia y la decisión de la propia Fundación de suscribirse a cuatro medios uruguayos de probado rigor y seriedad en el manejo de la información.

—¿Puede saberse cuáles?

—Los medios cooperativos Brecha y La Diaria, el semanario Búsqueda y el portal de periodismo de investigación Sudestada. No estamos diciendo que estos son los únicos representantes del periodismo serio en nuestro país, sino que son los que elegimos.

—¿El cuarto apoyo?

—Es la liberación de los derechos de autor de la obra teatral Pedro y el capitán para montajes solicitados en 2020 desde cualquier lugar del mundo. Además de escritor, poeta, crítico literario, defensor de los derechos humanos y periodista durante tantísimos años, Benedetti también fue hombre de teatro en su doble faceta de crítico y dramaturgo. La comunidad teatral ha sido una de las más castigadas por el aislamiento social, y deseamos contribuir con nuestro granito de arena a su recuperación.

1. La Fundación MarioBenedetti, creada por voluntad testamentaria del escritor, tuvo como consejeros fundadores a Guillermo Chifflet, Ricardo Elena, Eduardo Galeano, Sylvia Lago y Daniel Viglietti. Preside su actual Consejo de Administración Hortensia Campanella; la secretaría está a cargo de Washington Carrasco; el tesorero es Andrés Olivetti; como vocales actúan Diane Denoir y Sylvia Guerra, y como coordinador, Roberto López Belloso.

Artículos relacionados

Con Natalia de León, María Mascaró y Catalina Bunge

A despatriarcar

Con Natacha Ortega y Mauricio Gelardi

La dragona y el dragón