Un giro necesario - Brecha digital
Edición 1549 Suscriptores

Un giro necesario

El presidente terminó con el discurso del achique y anunció inversiones por 12.000 millones de dólares para el quinquenio. De esa forma rompió con un relato que venía de recorte y que había generado cambios de humor en la población. Keynes parece volver a reinar.

Foto: Presidencia

En los primeros meses del nuevo gobierno frenteamplista se daba la idea de que habría un achique a nivel de inversiones, esto a partir de declaraciones de distintos jerarcas. Prudencia, cautela y otros sinónimos, eran los términos más usados. En esa idea trasmitida, seguramente de forma involuntaria (o tal vez no), influyeron la determinación de las pautas salariales con aumentos nominales y el anuncio de obras que no seguirían. Pero además, y por parte de miembros del gabinete, se divulgó la concepción de que las inversiones realizadas por las empresas públicas en el período pasado no estaban coordinadas y eran en parte responsables del déficit fiscal, por lo cual se reducirían considerablemente. En los discursos la principal preocupación era abatir ese déficit para mantener la salud de l...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera