Un funcionario argentino sobre los anuncios de Lacalle

¿Uruguay, la Singapur de Sudamérica?

Foto: STR / AFP

«Brasil está tan molesto como Argentina por esta declaración de Lacalle», aseguró a Brecha una alta fuente ministerial de Buenos Aires después del anuncio del presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, sobre un «acuerdo de prefactibilidad» con China para avanzar en negociaciones bilaterales en busca de un tratado de libre comercio.

Desde la cancillería argentina avisaron a la prensa que no habrá declaraciones al respecto, por el momento. Solo el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se pronunció tras la reunión del gabinete económico en la mañana del miércoles. «Las normas del Mercosur son claras: no hay acuerdos por fuera del bloque. Vamos a seguir de cerca las acciones uruguayas», se limitó a decir.

En diálogo reservado con Brecha, la fuente ministerial desgranó las implicancias del anuncio de Lacalle y le quitó dramatismo sin perder la molestia. «Un anuncio de prefactibilidad para un acuerdo comercial con China no tiene sentido ni político, ni técnico, porque no implica nada concreto, salvo que el presidente uruguayo esté jugando fichas en una interna política que el resto de los países del bloque desconocemos», deslizó. Para el funcionario argentino, un acuerdo regional con China sería deseable, pero es imposible porque, dentro del Mercosur, Paraguay reconoció a Taiwán como Estado independiente y eso es insalvable diplomáticamente para China. «Brasil está enojado con Lacalle porque quiere un acuerdo con China, pero a través del bloque y no por fuera», asegura.

Cuando se le consultó por las declaraciones del secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, sobre la intención de Uruguay de «ser la puerta de entrada del Mercosur en China» a partir del acuerdo, el funcionario argentino lo consideró «un chiste». «Es una broma sin pies ni cabeza, a menos que Uruguay quiera introducir productos de importación china, distribuirlos en los países de la región, convertirse en la Singapur de Sudamérica –sin leyes laborales, una apertura económica indiscriminada y sin aranceles externos– y así destrozar las economías nacionales del Mercosur.»

«Si el acuerdo con la Unión Europea llevó 20 años y salió tan mal, ¿se imagina las miles de variables para analizar en un acuerdo similar con un gigante como China, en vías de convertirse en la primera economía mundial? ¿Uruguay quiere concretarlo antes de fin de año? Es imposible. Lacalle se quedó con lo peor de los años noventa y la globalización», remató. «El hombre [Lacalle] va a contramano. Estados Unidos y las potencias europeas están discutiendo cómo lograr cadenas de comercialización cortas, flexibles y efectivas para la pospandemia. Nadie habla ya de globalización en los términos de Lacalle», aseguró a Brecha. Y concluyó: «Si Uruguay sale del Mercosur, será un fracaso político regional, pero no será la muerte de nadie, porque los uruguayos seguirán viniendo a Argentina y los argentinos seguirán viajando a Uruguay». El final de esta comedia sigue abierto.

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Los recursos quitados al Instituto Nacional de Colonización

Tiro de gracia

El culto a la iniciativa privada y el neoherrerismo de Lacalle Pou

La raíz

Gobierno pretende liberalizar el mercado de internet, después de una recaudación récord de Antel en 2020

La joya de la corona

Política Suscriptores
FA concretó denuncia penal contra Germán Cardoso

«Flagrante irregularidad»