Cultura Suscriptores

Vacaciones de julio, a desconfiar

Con Julio Calcagno.

Foto: Difusión

Dice que con este unipersonal se retira,1 y uno duda que el gurí de campito que nunca dejó de correrle por dentro acepte enfilar a vestuarios. A sus 81 años, el actor Julio Calcagno evoca una vida dedicada a un arte que lo salvó de perderse por las esquinas y le hizo lugar en su amada pantalla grande.

—Con más de cincuenta años de entrega a las tablas, estás en etapa de balances.

—Cincuenta y ocho años de profesión y 81 de vida, estoy en etapa de irme, el físico y la cabeza no son los mismos, y el teatro exige salud de atleta, además de memoria de elefante.

—Salud de atleta por aquella vieja máxima que dice que al teatro se falta sólo con certificado de defunción.

—Nunca creí en ese disparate, los actores somos de carne y hueso, si tengo fiebre y estoy afónico, ¿cómo carajo que...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados