Política Suscriptores

Frío, frío

Las puertas de las heladeras no siempre fueron magnéticas.

Heladera.

La heladera consume tanto que, cuando se descompone, en lugar de llamar al service habría que llevarla a rehabilitación. Abriendo la puerta a cada rato, el consumo se vuelve aun más problemático. Dicen que cada vez que se abre la heladera el consumo aumenta un 1 por ciento. Sale más caro abrirla que llenarla.

Lo increíble es que aunque uno no haya ido antes al supermercado, igual la abrirá procurando encontrar lo que nunca guardó, como si lo que tuviera en frente no fuera un refrigerador, sino una cabina de teletransportación.

Si no le pusiste nada, no vas a encontrar nada. ¿Quién va a venir a dejarte algo? La heladera hace hielo, nomás, no fabrica mortadela, ni arroz con leche, ni milanesas de pollo. Si tenés el estómago tan vacío como la heladera, la respuesta está en la puerta per...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Stand up uruguayo y feminista

Reír para entender