El PIT-CNT después del 26 de abril: La chance - Semanario Brecha
Edición 2006 Suscriptores
El PIT-CNT después del 26 de abril

La chance

Nuevamente el movimiento sindical desencadena una consulta popular. No es el resultado de una ley de la naturaleza, sino de un proceso siempre singular. Brecha lo recorrió junto con dos de sus protagonistas hasta asomarse a lo que vendrá: las cuentas que falta hacer, los amigos que falta arrimar y el esfuerzo por explicar que puede haber otra racionalidad que la del Excel.

Marcelo Abdala (cen.), presidente del PIT-CNT, durante la entrega de firmas en el Palacio Legislativo. RODRIGO VIERA AMARAL

Conviene empezar despejando un par de inexactitudes. Se repiten tanto en los últimos días que amenazan convertirse en versión unánime. La primera atribuye la reforma propuesta a un sector minoritario del movimiento sindical. No es así. La Mesa Representativa que la aprobó el 7 de setiembre del año pasado lo hizo por 44 votos contra diez, que se pronunciaron a favor de la propuesta de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) de prorrogar la discusión.

Además de COFE votaron por la postergación las maestras, los bancarios, los papeleros, los molineros, los judiciales, los policías y los plenarios de Maldonado, Florida y Cerro Largo. Los representantes de los trabajadores del comercio, de los municipales de Montevideo, de los de UTU y del puerto optaron por abs...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2007 Suscriptores
La denuncia falsa contra Yamandú Orsi tiene varias preguntas sin responder

Operación caída

Periodismo y política en la era de la posverdad

Redes cloacales

Edición 2006 Suscriptores
Plebiscito: una cuña entre el Frente Amplio y los movimientos sociales

Nos habíamos amado tanto