Política Suscriptores

Mala fama

El seguro y el arte.

Seguros.

Hay figuras del espectáculo que se esfuerzan para que los reconozcan y les pidan autógrafos y después pretenden ser invisibles. Hacen todo para hacerse ver y cuando por fin lo consiguen, ponen vidrios polarizados, usan lentes oscuros y se escapan por la puerta de atrás para no ser vistos.

Parece que Luis Miguel iba a estar por un día en Buenos Aires. No es que vaya de compras porque está barato, viaja a filmar un comercial y lo insólito es que, por contrato, exigió que los empleados involucrados en la grabación no le hablen ni lo miren a los ojos.

No sé si es miedo a que lo hipnoticen o porque tiene el complejo de Medusa, que lo hace pensar que va a dejar petrificado a quien lo mire fijamente. O capaz que se creyó  que es nomás el “sol de México” y que, si lo miran a los ojos, puede ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados