Monumental - Semanario Brecha

Monumental

¿Se vienen los monumentos?

Los Fatales. foto: youtube

La necesidad de estimular el turismo es innegable, pero declarar de interés turístico un congreso del pastor Márquez ya es un manotazo de ahogado.

Si bien el turismo religioso es una gran industria a nivel mundial, no es lo mismo hacer el Camino de Santiago, o ir al Muro de los Lamentos, o peregrinar a La Meca, o visitar el Vaticano, o arrancar los 12 de cada mes a la feria de San Pancracio, en Villa Muñoz, que ir a Punta del Este a enterarte cómo el “lobby gay” pretende legalizar la zoofilia y la pedofilia.

Después de haber apoyado, en un acto de fe, el congreso de la Iglesia Misión Vida, el Ministerio de Turismo decidió retirar la declaración de interés. Ya no le interesa más. Pasó como con la estatua del maestro Tabárez, que el intendente Martínez primero mandó hacer y a las pocas horas comunicó que dejaba sin efecto. Que el Frente Amplio padece el trastorno de déficit de atención (Tda) y pierde interés en las cosas rápidamente no es ninguna novedad. Estamos ante un típico Tda sin hiperactividad, con excesiva lentitud tanto para hacer como para pensar las cosas.

Con el monumento a Tabárez también se hizo hincapié en el interés turístico, dado que los visitantes se querrían sacar fotos a su lado. Al final el Maestro no quiso ceder sus derechos de imagen y se acabó la discusión sobre un monumento que generó más controversia que el de la virgen María en la rambla. La diferencia es que la virgen es venerada por católicos y ortodoxos, mientras que el Maestro, para la inmensa mayoría de los uruguayos, es Dios. Será porque el fútbol, como decía Eduardo Galeano, es la única religión que no tiene ateos.

El Maestro no habrá hecho el mundo en siete días, pero en 12 años separó la luz de las tinieblas y consiguió devolvernos la ilusión a los uruguayos. Por eso aprieta pero no ahorca (ni hace cambios), y le da pan al que no tiene dientes (para que no muerdan como el que te dije).

Cuando se dio cuenta de que, parado junto al David, iba a parecer su mascota, no quiso saber más nada.

Como dijo el ex intendente Mariano Arana, además de competir con una obra de Miguel Ángel lo iban a confundir hasta con el vendedor de choripanes.

Y viceversa, al vendedor le iban a decir: “Maestro, el chimichurri es la recompensa”.

Para Martínez eso no era problema, él es muy competitivo y nada lo desanima. Al Pelado le decís que va a competir con la obra del gran Miguel Ángel y te dice: “¿Y?… ¿El petiso Torreira no le ganó a Cristiano Ronaldo?”.

Daniel lo tomó como algo personal. Como cuando al Fata Delgado le negaron el Solís. Porque se le pudo haber pasado condenar a Nicolás Maduro o a Daniel Ortega, pero cuando le negaron el Solís al Fata fue implacable. El Pelado dijo: “¿No querías Fatales?… ¡Tomá!”. Y así fue como en el teatro donde alguna vez los uruguayos silbaron a Enrico Caruso por un gallo, se llegó a ovacionar al Fata por un Bicho Bicho. En cualquier momento se viene el monumento a Fabián Delgado en la Explanada, si el Maestro y la virgen quieren.

Artículos relacionados

Anuario 2023 Suscriptores
Centenario de Elina Berro (1923-1971)

Una pionera del humor nacional

El adiós a Carlitos Prado (1944-2021)

No te vayas, alegría