Edición 1455 Suscriptores

Importaciones tradicionales

Andrés Thomas Conteris tiene 52 años y es estadounidense. Es de madre uruguaya, y a esa uruguayidad debe “su despertar a la conciencia pública”, según dice. Fue en los setenta cuando supo que su tío, el escritor Híber Conteris, había caído detenido en la lejana Montevideo acusado de pertenecer al mln. “En ese momento me enteré de muchas cosas. Por ejemplo que mi país estaba enviando a América Latina la última tecnología en tortura, y que inspiraba y exportaba el terrorismo de Estado que aplicaban las dictaduras de por aquí. Y supe luego que un señor nacido en mi país al que le habían colocado una placa en homenaje en la universidad de la ciudad en que yo estudié, en Richmond, Indiana, el señor Dan Mitrione, había adiestrado años antes a los policías uruguayos en las técnicas de la tortu...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Brasil y la masacre de Jacarezinho

La normalidad de la matanza

Cultura Suscriptores
Centenario de Stanislaw Lem (1921-2006)

Filósofo del futuro

Críticas Suscriptores
Una voz emergente en la narrativa uruguaya

Je ne parle pas français

Cultura Suscriptores
Reedición de Elder Silva

Ese diminuto regazo en el planeta

Sociedad Suscriptores
Una nueva audiencia del juicio de De los Santos contra Arrozal 33

Las cosas que perdimos en el arrozal