Golpe de alta precisión – Brecha digital
Destacados Suscriptores

Golpe de alta precisión

El robo de la información de las computadoras del Giaf, y la amenaza contra los técnicos y docentes que investigan posibles enterramientos clandestinos, fueron un operativo de alta precisión. Sus consecuencias revierten sobre el gobierno, que deberá identificar y detener a los responsables, entre los que puede haber figuritas conocidas.

Excavaciones en Pando - 2006 Foto Archivo ACAR copia

Un trabajo con el sello de ­Mac­­­G­­y­ver: los que entraron en Semana Santa (ni criolla ni turismo, porque hubo una especie de intervención del espíritu santo) a las oficinas del Laboratorio de Arqueología Forense, en dependencias de la Facultad de Humanidades, actuaron con suma eficiencia, con información calificada y con un conocimiento acabado del terreno, en este caso el detalle preciso de cómo moverse en el lugar y dónde encontrar aquello que venían a buscar. Los intrusos se movieron con absoluta seguridad: sabían, por ejemplo, que no existían cámaras de seguridad que pudieran registrar sus movimientos; abrieron sin dificultad las cerraduras y los candados que supuestamente preservaban los accesos, registraron todo el mobiliario y, por supuesto, las computadoras. Fue un verdadero ope...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?